Sergio Tovar: Nuestra única posibilidad es apostar al desarrollo endógeno nacional

Sergio Tovar


Potenciar el esfuerzo del sector industrial es fundamental para superar la actual coyuntura de la baja en los precios del petróleo. En esta situación, es clave la participación del sector de hidrocarburos en la motorización de sectores económicos distintos al petrolero, que es la palanca natural de toda la actividad productiva en Venezuela por su fuerte requerimiento de bienes y servicios.

Así lo expresa Sergio Tovar, Director Interno de la Junta Directiva de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), responsable del área de Planificación, además Director de Enlace de la Dirección Ejecutiva del Conglomerado Nacional Industrial Petrolero (CNIP) y participante activo en las mesas organizadas en el marco de los 15 Motores Productivos propuestos dentro de la Agenda Económica Bolivariana. 

Con respecto a los Motores, considera que uno de los sectores que está llamado a ocupar un lugar preponderante para la diversificación económica es el Sector Industrial Nacional. “Nosotros necesitamos darle todo el apalancamiento, toda la asesoría y el acompañamiento al Sector Industrial, de manera tal que articulemos en aquellos sectores en donde el grueso de nuestros suministros de bienes y servicios tengan origen nacional, donde sea posible”. 

¿Podríamos considerar que la coyuntura de baja en los precios del petróleo es una oportunidad para apalancar la industria nacional? 

Definitivamente. Motivado al ciclo de los precios petroleros, cuando estamos en una depresión como la que atravesamos en este momento, que lamentablemente se ha extendido en el tiempo más de lo esperado, buscamos optimizar nuestros costos, buscamos propiciar cada vez mayor participación nacional, mayor contribución al desarrollo endógeno del país, y eso sin duda es una ocasión que en este ciclo de precios tenemos la oportunidad de capitalizar. 

¿Ve potencialidades en algunos sectores productivos venezolanos para sustituir importaciones en los requerimientos de PDVSA?

Sí, claro. Aquí tenemos sectores emblemáticos como el sector metalmecánico y el de manufactura, que son fundamentales. El sector de suministro de químicos cobra también un peso importante por todas las actividades especializadas que tiene nuestra industria. Solo por nombrar a tres sectores. También tenemos sectores de servicios, y en PDVSA somos marcadores a nivel de las necesidades de servicios que requiere el país, como servicios de consultoría, ingeniería, logística y tecnología, apuntalada ésta con la certificación y la participación de INTEVEP.

¿En el marco de los encuentros de los Motores Productivos en qué podría contribuir PDVSA para responder a las necesidades expuestas por el sector industrial?

Hay algunas necesidades que nos han planteado los representantes de los distintos sectores productivos en las cuales nosotros tendríamos una injerencia directa. Una de ellas es la materia prima. Hay una serie de otras condiciones en las cuales el Ministerio del Poder Popular de Petróleo actúa como articulador con otras carteras del Ejecutivo, como sería la adecuación de alguna política pública, el otorgamiento de permisos, revisión de las cargas tributarias, todo ello para que en la medida de lo posible, en este esfuerzo de diversificar la economía nacional y de promover las exportaciones, podamos tener todo el aparato de políticas públicas y toda la dinámica de gestión adecuadas para capturar oportunidades en todos los mercados, incluidos los internacionales.

¿Se visualizan potencialidades para que PDVSA apoye a algunos de estos sectores productivos en mercados internacionales?

Por supuesto. Nosotros en el marco de los Motores estamos promoviendo los mecanismos que hagan posible incrementar volúmenes de exportación con la planta física existente en el país. Para ello estamos trabajando en conjunto con los factores productivos nacionales, identificando todos los mecanismos que viabilicen estas exportaciones, apalancándolos en el área de procura y suministro de materia prima, y dándoles asesoría en la estructuración de los mecanismos financieros que faciliten estas exportaciones, y por supuesto eso se convierte hoy por hoy en una motivación y en una gran oportunidad.

¿Se cuenta para esto con los espacios generados por los acuerdos suscritos por el Estado venezolano, como Alba y Petrocaribe?

Definitivamente. Cada vez que tenemos algún tipo de acercamiento, como las cumbres y encuentros internacionales, en el marco de los Acuerdos Bilaterales y los Multilaterales, lo tratamos como oportunidades en mercados que hoy día nos dan esa posibilidad y están ahora mismo vigentes desde el punto de vista de la integración regional geopolítica que promovió nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez. Asimismo, periódicamente hacemos giras para establecer oportunidades de negocios, identificar qué productos de origen venezolano pueden tener cabida en estas áreas de convenio y de integración que hoy forman parte de nuestra geopolítica internacional y de nuestra diplomacia. Pero no nos limitamos a estos Acuerdos, sino que incluimos también otros mercados del mundo, como por ejemplo el sur de Asia y Euroasia, los cuales constituyen nuestros destinos principales de suministro y que son hoy importantes aliados a nivel internacional.

¿Afectará la coyuntura de los precios del crudo el desarrollo de la Faja Petrolífera del Orinoco o se mantienen los planes de crecimiento, que se prevé traigan consigo un aumento en la actividad industrial del sector conexo?

Sí. Nosotros seguimos con la Faja como nuestra base principal de recursos y a futuro el perfil de producción se concentrará mayoritaria y necesariamente en el área de crudo pesado y extra pesado que se encuentra en las áreas de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez Frías”. Entonces toda la necesidad de tener allí una infraestructura industrial de los bienes y servicios requeridos por esa actividad intensiva que tendrá la Faja sigue siendo la gran oportunidad que se visualiza en los planes de mediano plazo hacia los cuales apunta la industria petrolera nacional.

¿Cómo visualiza la articulación de PDVSA con ese sector productivo nacional?

Ese es un proceso cotidiano. Nosotros tenemos varios enfoques para la articulación. Primero que nada necesitamos de una articulación a nivel interno, para asegurar que en nuestros procesos internos, que en todos nuestros requerimientos y en la forma en que nos planteamos la estrategia de suministro de estos insumos, cada uno de los responsables en las líneas de negocio entienda que es primero y fundamental ver la oferta nacional. Contamos además con el brazo articulador del Conglomerado Nacional Industrial Petrolero CNIP para que a través de todas las herramientas que hemos desarrollado, los bancos de información y la constante interacción, inspección y procesos de intercambio que tenemos con los distintos sectores, podamos tener en Venezuela efectivamente la posibilidad de construir los bienes y servicios con los niveles de certificación y calidad requeridos por el proceso industrial propio de la industria petrolera. Es allí donde el CNIP funge como nuestra organización de enlace entre los requerimientos del sector petrolero, gasífero, petroquímico y de refinación con la oferta de bienes y servicios de origen nacional. Y es a través del Conglomerado que tenemos todos los enlaces con los distintos sectores industriales, de manera tal que aseguremos que en nuestros suministros, para la operación, mantenimiento y confiabilidad de nuestras instalaciones y operaciones, podamos contar cada vez más con la participación y productos de origen nacional. Ese es un proceso continuo, que tiene por supuesto una actividad del día a día y luego tiene los trabajos de seguimiento a nivel de cada instancia, entre las cuales se incluyen las reuniones de seguimiento de los Motores, que tienen en este momento una periodicidad mensual. Es en síntesis una articulación tanto en la parte operativa como a nivel direccional.

¿Cómo apoya PDVSA a los productores nacionales en aquellos procesos de certificación de calidad de los bienes y servicios que requiere PDVSA?

Estamos dando toda la asesoría de apoyo donde tenemos toda la capacidad desarrollada a lo interno de la industria en nuestra filial tecnológica que es INTEVEP, para brindar ese soporte. Nuestros procesos requieren que los productos y servicios que recibimos, según el uso que vayan a tener, vengan acompañados de una certificación. Tenemos que garantizar que la calidad de estos productos cumpla con la normativa requerida por el proceso propio productivo de la empresa. Afortunadamente, contamos en el tejido institucional del Estado con los servicios de certificación con características de nivel internacional, como Fondonorma y Sencamer, y podemos decir que casi todos nuestros proveedores de servicios nacionales ya cuentan con esta certificación. 

¿Cuál es su mensaje para el sector industrial nacional desde el contexto del trabajo conjunto en los Motores Productivos?

Hasta ahora hemos venido siendo acompañados por este sector productivo nacional, que entiende que tenemos una gran capacidad en reservas, un gran talento humano y unas condiciones especiales, y que comprende que nuestra única posibilidad es apostar al desarrollo endógeno nacional. A este sector nos gustaría reconocerle una vez más el esfuerzo de este acompañamiento y de entendimiento, y decirle que contamos con ellos para el crecimiento del sector productivo petrolero de Venezuela. Y para quienes tengan algún planteamiento referente a su cadena de producción que requiera ser analizado o que pueda ser destrabado, algo que impida su incorporación a la actividad productiva, PDVSA, siendo la principal empresa de producción nacional y el soporte financiero de la actividad productiva del país, está de puertas abiertas para establecer con ellos mesas de trabajo y de entendimiento que permitan incorporar mayor capacidad de producción nacional a todo el portafolio de bienes y servicios requeridos por todas nuestras actividades.

Amplíe esta información