Juan Arias: hay que vincular la investigación al sector productivo

Jua Arias


Juan Arias, comisionado presidencial para las Empresas Ocupadas, Recuperadas y Nacionalizadas, opina que el encuentro entre Intevep y el sector productivo nacional viene a responder a la necesidad urgente e impostergable de unir todas las instituciones vinculadas a la investigación y el parque industrial nacional para constituir un solo brazo ejecutor en pro del desarrollo del país.

En este sentido felicitó el esfuerzo de Intevep e invitó a mantenerlo, sostenerlo en el tiempo y ampliarlo. “Aquí hay que incorporar a todo el mundo, para que la investigación y el desarrollo estén al alcance de todos”, subrayó, en referencia a la presentación del portafolio tecnológico de Intevep a más de 200 representantes de empresas nacionales, realizada el pasado 8 de julio en PDVSA La Campiña. A juicio de Arias, quien ha estado trabajando conjuntamente con la Dirección Ejecutiva del Conglomerado Nacional Industrial Petrolero (CNIP), hasta ahora ha habido mucho divorcio y muchos esfuerzos aislados, que hay que integrar, y considera que este esfuerzo de PDVSA, a través de su filial tecnológica Intevep, va orientado a lograr este objetivo.

¿Cree usted que es posible hacer de manera efectiva esta sinergia?

Es necesario que la investigación esté directamente vinculada a la producción. Hay cantidad de estudios en Venezuela que están divorciados de los procesos productivos. Si nosotros lográsemos que las investigaciones, no solamente de las instituciones de renombre, sino también las tesis de doctorado, maestría, pregrado, estén orientadas a resolver problemas prácticos, concretos, de las empresas, yo creo que haríamos de Venezuela una gran potencia económica, por lo menos regional, y hacia allá debemos apuntar.

La industria nacional ha tenido crecientes dificultades de acceso a la materia prima, que en algunos casos es producida por empresas del Estado. ¿Le ha tocado lidiar con el mismo problema en las empresas que agrupa la Comisión Presidencial?

Hemos detectado lo mismo, tenemos el mismo diagnóstico. Probablemente nos diferenciamos en el qué hacer para enfrentar eso, y yo estoy totalmente convencido de que el esfuerzo no lo tenemos que hacer en el sector público, ni debe el sector privado resolverlo por su lado, sino que el esfuerzo es de país. Tenemos que buscar los puntos en los cuales podemos hacer una gran palanca, entre el sector público y el sector privado, para resolver los problemas que son afines a todos.

Tenemos el yacimiento petrolífero más grande del planeta, pero tenemos una industria petroquímica que está muy lejos de estar a la altura de la exigencia que ese yacimiento enorme nos demanda. Debemos desarrollar la petroquímica; tenemos un rezago histórico con ella y lo estamos padeciendo en el día a día, cuando no encontramos detergentes, pinturas, envases plásticos, empaques… Muchos de los insumos que componen esos productos son derivados del petróleo, pero nosotros no los obtenemos de la petroquímica nacional sino de otros países, y es nuestro deber sustituir esas importaciones.

Hay productos, como el café, que en ocasiones no pueden envasarse porque el plástico no lo hacemos en Venezuela; eso debería darnos vergüenza. Necesitamos estar a la altura de los requerimientos que tiene el pueblo. Pasa lo mismo con las tapas plásticas. Y de manera similar sucede en la industria del hierro, acero y aluminio, donde hay un conjunto de insumos que podríamos hacer para la industria nacional y no los estamos haciendo.

¿Considera que las recientes acciones de acercamiento del sector público al sector privado, así como el Plan Guayana Socialista, hacen vislumbrar una luz al final del túnel, la posibilidad de efectivamente hacer palanca para lograr el desarrollo del país?

Sí hay luces, muchas. Por ejemplo, cosas que se pueden hacer. El coque se ha convertido en un problema ambiental, pero hay una empresa china que desea que le paguemos con coque los insumos necesarios para fabricar refractarios en Venezuela. No tocaríamos ni un solo dólar de las reservas internacionales. Y así existen muchos ejemplos como éste. Necesitamos solo pensar fuera del cuadrado.

Tenemos también la posibilidad de recuperar diversas empresas con el esfuerzo de espacios productivos que hoy están siendo dirigidos por trabajadores. Algunas de estas empresas, que por limitaciones jurídicas, debido a la transición de empresa ocupada a empresa nacionalizada, hoy están paradas, gracias al esfuerzo de algunos gerentes, están contribuyendo a recuperar la capacidad instalada de Venalum, hoy utilizada en menos de 20%.

El mensaje es que, si todos ponemos un poquito de nuestra parte y somos un poco flexibles, el potencial para mejorar la actual situación económica es enorme. La clave es la integración.